La misma se celebra desde el 1 al 7 de agosto y esta año lo hace bajo el lema: “construyendo alianzas para proteger la lactancia: por el bien común, sin conflictos de interés”
La leche materna es el mejor alimento y el más completo que puede recibir el recién nacido. Le brinda todos los elementos que necesita para crecer sano. La leche de la madre contiene además el líquido que el bebé necesita y está adaptada a sus necesidades, por lo que la digiere más fácilmente que cualquier otra leche.

Además, a través de ella, la mamá le trasmite al bebé factores de protección (“anticuerpos”) que ayudan a prevenir diversas enfermedades hasta que sea capaz de formar sus propias defensas.

Siempre que sea posible, todos los bebés deben recibir la leche de su mamá desde la primera hora de vida, ya que es irremplazable para su crecimiento y desarrollo. Por este motivo, se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad y hasta los dos años o más, con el agregado de alimentos adecuados para la edad del niño.